jueves, 1 de setiembre de 2005

Con la misma moneda

Me acurruco en el asiento de la combi. Huelo el aroma a bencina. ¿Es bencina? Que yo sepa las combis en este país usan gasolina o petróleo. Yo de motores no sé mucho pero la bencina no es combustible del transporte. El olor, sin embargo, marea. Me estoy noiqueando, todo es un gran maremagnum de personas que no saludaría jamás y con las que probablemente me haya cruzado otras veces.

Me mareo. El boletero me pide el pasaje. Le entrego una moneda de cinco soles y la observa un buen rato, como si fuera falsa. Yo estoy segura que no es falsa. Es falsa, me dice al fin. Yo porfío. Me dice que es falsa porque es diferente en tamaño a las otras monedas que tiene, salvo eso todo está bien. Comparo, apenas es un poco más grande que las otras y este huevón debería saber que el Banco Central de Reserva contribuye a la circulación de monedas piratas al no hacer bien las monedas originales. Si comparas una moneda de este año con una de hace diez años verás que el diseño ha cambiado bastante y son tan diferentes entre sí como una verdadera con una pirata. La experiencia me ha enseñado que sólo puedes distinguir las monedas piratas por lo burdo de sus inscripciones: las letras desiguales entre sí. No le digo todo esto al cobrador porque estoy tan mareada que si abro la boca le vomito en la mano.

Parece que me ve cara de buena gente porque decide no cobrarme. a lo mejor cree que soy una chica boba a la cual pueden estafar porque me veo inofensiva. Tal vez piensa que estoy deprimida y que si me cagan más el día me voy a suicidar. A lo mejor se computa que me moriría por que me trate bien. Que piense lo que quiera. Me paso el resto del viaje luchando con las ganas de vomitar y escuchando a Coldplay en la radio. Es un milagro que pongan una emisora que no toque reggaeton en este tipo de combis. Chris Martin me canta God put a smile upon your face. La que te reparió, gringo. Miro por la ventana y me pregunto cómo puede ser que por una monedita me hagan un diagnóstico de personalidad.

Regina Reinadecapitada

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Sludgeman dijo...

Hay muchas razones por las cuales se puede detectar una moneda falsa, pero muchisimas mas para evitar viajar en combi

Beba Newmann dijo...

Nuestras reacciones y estados de ánimos salen a flote en momentos inesperados. ¡Jodida bencina!

PinkPollo dijo...

pero que hace ud. viajando en combi, debio haber tomado la 45, es grande, hiper ventilada y no chistan por monedas de 5.
Y por cierto, ampay!