domingo, 4 de setiembre de 2005

CRÓNICA DEL CONCIERTO DE JETHRO TULL EN LIMA



Viernes 2 de Setiembre

Después de rebuscar y escuchar como locos nuestros long-plays, cassettes piratas y grabaciones radiales, después de varios anuncios en algunas radios (no vi ningún anuncio en televisión), después de correr a comprar nuestro boleto y atesorarlo en el lugar más secreto de nuestra casa, por fin había llegado el día que muchos esperábamos impacientemente, después de 7 años, Jethro Tull, la banda inglesa de rock progresivo de los setenta regresaba a Lima.

8.55 pm. - Afueras del hotel Maria Angola.
La gente se apiñaba en tres filas. Muchos nos preguntábamos para qué entrada era qué fila, porque las puertas estaban distribuidas en: general-mezzanine, platea1-platea 2-preferencial, vip-platinum-first row. Sólo en Perú te cobran más por estar en la primera fila de la sección Platinum que en el resto de ella.
Habían algunos vendedores ambulantes que ofrecían solapadamente DVDs piratas de Jethro Tull. Otros vendían polos de mediana calidad con estampados de la banda. Había mucha gente en la cola que bebía cerveza y otros tragos. Provocaban.

El público estaba dividido entre adolescentes, veinteañeros, treintañeros y muchachitos del ayer que querían recordar sus épocas doradas cuando usaban pelo largo, pantalones acampanados, saludaban haciendo "V" con las manos y compraban los primeros números del Funky Hits. Ahora ven sus fotografìas de aquellas épocas con nostalgia mientras pasean su mano por la cabeza y se acomodan los cuatro cabellos que le quedan para disimular la calvicie que ningún injerto caro puede disimular.

9.10 pm - Interior del local

Al final entramos luego de hacer cola por aproximadamente quince minutos. No me puedo quejar, al menos no hice cola con la típica angustia de "¿chaparé sitio?", como cuando haces colas en los cines el día del estreno. Los que se han tenido que preocupar por eso son los chicos que están exactamente detrás de nosotros. Sí, estoy en la última fila de los asientos con numeración... De los asientos simplemente, porque los de general y mezzanine están todos de pie, probablemente son los que han llegado más temprano y se sostienen gracias al ánimo. No era para menos, siempre me da pena pensar que entre la gente que paga la entrada más barata haya mucha que es verdaderamente fan. He visto eso en varios conciertos, los que están apiñados, parados todo el concierto son los que gritan más fuerte y se emocionan más.

Amarga verdad: muchos, no todos, de los que pagan un platal para FirstRow -primera fila-, sólo esperan salir en la foto y en el programa de chismes de la televisión. Yo he visto a varias "celebridades" peruanas apostarse con cara de aburridos en la zona Platinum y seguir el concierto como quien sigue la misa de un sacerdote viejito, medio ido y de voz monótona.

9.30 pm.

Aparecen Ian Anderson y el resto de la banda que ha cambiado tantas veces su conformación que los únicos originales de los setenta son Anderson y su guitarrista. Un tanto brusca la aparición del grupo, sin presentación ni nada. Sólo se quedo todo a oscuras y apareció el grupo en el escenario, creo que alguien debió anunciarlos por el micrófono (no creo que hubiese faltado un micrófono), para que el público "calentara" un poco. Incluso aún había gente en la cola de las bebidas y otros estaban intentando abrirse paso entre los asientos.

Igual el concierto estuvo bravazo. La gente, emocionada, gritaba a más no poder. Unos huevones que estaban detrás de mí gritaban MAESTROOOOOOOO a cada rato, reventándome los tímpanos. Se entiende la emoción, muchachos pero les recuerdo que los Jethro no hablan español.

Si bien el local del María Angola no me parece apto, en lo que se refiere a acústica, para la calidad de un concierto como este, no se puede negar que la energía desplegada por Ian Anderson y compañía sobre el escenario compensaron estas deficiencias. El vocalista hizo gala de su destreza para tocar diversos tipos de flauta, y saltaba y se movía tanto que la pobre Kuki batallaba para tomarle una foto decente con la cámara que había introducido al local encaletada arduamente entre sus ropas.

Otra queja: la seguridad. No lo digo por las cámaras ni aparatos de ese tipo. Imaginemos a un Mark Chapman entrando a ese tipo de conciertos para ubicar su asiento en First Row, podría haber llevado un revólver y asesinado a su ídolo. Mal por parte de los organizadores, o de la agencia de seguridad o de quien sea que se encargue de la entrada de los espectadores porque lo único que hacían era revisar sólo a los hombres, y para colmo superficialmente.

Volviendo al concierto, la banda tocó de putamadre. Se lucieron los músicos, aunque para mí quienes se la llevaban eran Ian Anderson y el tecladista (de quien no recuerdo su nombre). Fue gracioso cuando Anderson, al presentar una canción, dijo algo así como Dedicado a todos los que les gusta "viajar". O eso es lo que Kuki me dijo que dijo.

Cantaron, entre otras canciones, Thick as a brick, Nothing is easy, Life is a long song, entre otros y finalmente, y luego de una pausa, Aqualung, y Locomotive Breathe. Anderson jugó con el público tomándose fotos, haciendo equilibrio a un globo enorme con la silueta del cantante tocando la flauta, el cual lanzó al público, la gente se había emocionado, casi botan las sillas y empujan a otras personas, entre ellas Kuki que seguía empeñada en conseguir buenas tomas con su cámara.

Espero que no sea la última vez que vienen al Perú. Creo que todos salimos emocionados de escuchar buena música en una ciudad que no se caracteriza precisamente por el buen gusto y donde el reggaeton de la combi es el soundtrack de la ciudad como dice Rafo Ráez.

¡JETHRO TULL POR SIEMPRE!





Regina Reinadecapitada

3 comentarios:

Slayer_X dijo...

Yo queria ir!! :(

Juan Arellano dijo...

Yo igual, tercera vez que vienen y no puedo ir, chessss. Y lo peor es que esta vez si estaba en Lima.

Risko dijo...

Excelente, te gusta Jethro Tull. Yo también fui a ese concierto, y hasta me arranque un afiche de la vía pública, el cual orgullosamente luzco en mi cuarto. :D

Si estás interesada, te invito a darle una visita a mi visión sobre el mismo concierto... y nooo, no es spaaaam. ;)

http://blog.pucp.edu.pe/item/660/catid/199

Saludos.