martes, 4 de octubre de 2005

La Avenida del Cloro Eterno luce descuidada hace 28 años sin Luis Hernández Camarero

Como cuando vivías
Cantarás,
Aunque no vuelvas.

(Del poemario Charlie Melnick)

Luis Hernández Camarero (1941 - 1977): 28 años sin la Vox Horrísona.
Imagen

Gran Jefe Un Lado Del Cielo no comerá más una tableta de glúcidos llamada sublime para sobrevolar la Avenida del Cloro Eterno. Nunca más dormirá la siesta en un cinemita, ni echará la culpa de no recibir su premio Nobel de Física a la playa, las cervezas, la coca cola y un amor.
Imagen

Ayer, 3 de Octubre, se cumplieron 28 años desde la trágica muerte del irreverente poeta: ¿accidente? ¿suicidio? ¿asesinato? Difícil saberlo. Esta fecha sin embargo, no es recordada en los calendarios cívicos escolares. Se fue bajo las ruedas de un tren en Argentina, a donde fue enviado para desintoxicarse de sus adicciones y sus dolores.

Beto Ortiz, fan hernandiano conocido, manifestó en una entrevista hace algunos años que había versos que se había memorizado en el colegio no por lo hermosos sino por lo malos. Versos consagrados que les siguen tatuando a los niños y niñas en las mentes, frases que no consiguen anclar su sentido porque simplemente formaban parte de la rutina curricular.

Nos enseñaron la tristeza de Valdelomar, la angustia de César Vallejo, la pedantería de Chocano, pero nada, ni siquiera un poquito de Lucho Hernández.

Ojalá hubieran alegrado mis años escolares con:

los laureles se usan / en los poetas/ y en los tallarines


Luis Hernández era un poeta atípico, lo sé y no estoy diciendo nada nuevo, no sólo por el humor de su lírica sino también porque, después de tres poemarios, en 1965 dejó de publicar y regalaba a sus amigos los cuadernos loro espiralados que llenaba de versos escritos con plumones coloridos. Esos cuadernos hoy son buscados como un valioso tesoro arqueológico, aunque yo los consideraría más bien objetos artísticos.

Sus versos fueron ninguneados durante algún tiempo pues se les consideraba demasiados superficiales. Hernandez, dentro de su humor, supo ser crítico de una forma más amena que sus pares de la generación del cincuenta. Se adhirió al estilo iconoclasta de poetas como Hinostroza y Cisneros, este último amigo de Lucho.

ESTIMADO GENERAL

Estimado General
Nosotros, el General
El General
El General
Y el general
Invitamos a Ud.
En la casa del General
Para tratar
De ver
Cuál General
Es más General
Quizás lo sea Ud.
U otro General
Firma
General
(en representación del General,
el General y el General).




Vaya este pequeño homenaje a Gran jefeUn Lado del Cielo que me enseñó que amar a la raíz cuadrada de -1 es un amor irracional.

Imagen


Habiendo robado lluvia de tu jardín y tocado tu cuerpo
me duermo
No se culpe a nadie de mi sueño
No se culpe a nadie de su sueño. imagen


A TODOS LOS PRÓFUGOS del mundo a quienes quisieron contemplar el mundo, a los prófugos y a los físicos puros, a las teorías restringidas y a la generalizada. A todas las cervezas junto al mar. A los que, en el fondo, tiemblan al ver un guardia. A los que aman a pesar de su dolor y el dolor que el tiempo hace florecer en el alma.

(LA AVENIDA DEL CLORO ETERNO)

http://luchohernandez.galeon.com/

2 comentarios:

digler dijo...

luis hernández se fué de este mundo siendo imbatible campeón de peso welter interbarrios, y billy the kid, herido por la espalda y sabiendo por donde va.
Gracias Luis Hernánez por tu sinceridad, por tus versos sencillos y por mostrarnos tantos secretos

pd. gracias a ti también por recordarlo

Luis Mendoza dijo...

que bueno que tengas a luisito hernandez dentro de tu blog,y en verdad eso me alegra,pues es bueno encontrar de vez en cuando que alguien comparta los mismos gusto.
Me parece que el tres octubre cumplia 29 nueve años, mas no 28 como figura en tu pagina.
Bueno me despido esperando que Gran Jefe a un Lado del Cielo este viendo desde El Curvado Horizonte nuestro pequeño circo de hoy.