miércoles, 24 de enero de 2007

Los mejores intros literarios (1ra parte)

En un texto literario las primeras líneas son absolutamente fundamentales, aunque suene a exageración.
Como lectora me ha sucedido tomar una novela o cuento de casualidad, sólo por hojear, digamos, y luego leerlo de principio a fin (los cuentos) o una gran parte por lo menos (en el caso de las novelas) sin haber tenido esa intención desde el principio. ¿Por qué? Porque el texto usó un buen anzuelo desde las primeras palabras. Se trata de despertar la curiosidad, el ansia en el lector de saber cómo continuará, de qué tratará el cuento o novela. Y en realidad no se requiere necesariamente un inicio rimbombante, muchos inicios memorables y geniales suelen ser sencillísimos pero impactantes.

Estos son mis intros favoritos y no todos corresponden a mis libros favoritos, pero me gustan por la forma en que te invitan a la continuación de la lectura. Son esos inicios que te dan envidia sana y piensas: ¡Maldita sea, cómo no lo escribí yo!

MIS INTROS MEMORABLES:

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.

Vladimir Nabokov, Lolita


Constituía un placer especial ver las cosas consumidas, ver los objetos ennegrecidos y cambiados.

Ray Bradbury, Farenheit 451


El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaría el obispo.

Gabriel García Márquez, Crónica de una muerte anunciada


Nací con tinta en las venas. Eso, al menos, es lo que me gustaría creer.

Alberto Fuguet, Tinta roja


Hipógrifo violento
que corriste parejas con el viento,
¿dónde, rayo sin llama,
pájaro sin matiz, pez sin escama,
y bruto sin instinto
natural, al confuso laberinto
desas desnudas peñas
te desbocas, te arrastras y despeñas?

Calderón de la Barca, La vida es sueño


Por alguna desconocida razón, Esteban había llegado al lugar exacto, precisamente al único lugar... Pero, ¿no sería más bien, que "aquello" había venido hacia él? Bajó la vista y volvió a mirar. Sí, ahí seguía el billete anaranjado, junto a sus pies, junto a su vida.

Enrique Congrains, El niño de junto al cielo


Desde la puerta de La Crónica, Santiago mira la avenida Tacna sin amor: automóviles, edificios desiguales y descoloridos, esqueletos de avisos luminosos flotando en la neblina, el mediodía gris. ¿En qué momento se había jodido el Perú?

Mario Vargas Llosa, Conversación en La Catedral


-¡Diles que no me maten, Justino! Anda, vete a decirles eso. Que por caridad. Así diles. Diles que lo hagan por caridad.

Juan Rulfo, Diles que no me maten en El llano en llamas.


...¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre!

Miguel Ángel Asturias, El señor presidente


Sabía que iba a pasar; lo supo en cuanto la vio. Hacía muchos años que no volvía al Chaco y en medio de tantas emociones por los reencuentros, Araceli fue un deslumbramiento.

Mempo Giardinelli, Luna caliente


"Quisiera un castillo sangriento", había dicho el comensal gordo.

Julio Cortázar, 62/Modelo para armar


Mis cinco rupturas amorosas más memorables, las que me llevarían a una isla desierta, por orden cronológico:

1. Alison Ashworth
2. Penny Hardwick
3. Jackie Allen
4. Charlie Nicholson
5. Sarah Kendrew

Nick Hornby, Alta fidelidad


Un motel abandonado en las colinas de San Bernardino; Buzz Meeks se registró allí con noventa y cuatro mil dólares, nueve kilos de heroína de gran pureza, una escopeta calibre 10, una 38 especial, una automática 45 y una navaja que le había comprado a un mexicano en la frontera...

James Ellroy, L.A. Confidencial

Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruoso insecto.

Franz Kafka, La metamorfosis

(Continuará)

10 comentarios:

alfredo dijo...

maldita sea que ricooooooooooooooooooooooooooo

Marea dijo...

Buenazo, me quedo con el de Lolita.

darling dijo...

Bonito ejercio literario!

Jen Frulita dijo...

la de Lolita es, sin duda, una de las mejores intros que he leído.

Alexis Gallagher dijo...

con varias no pasa nada

Anónimo dijo...

Me imagino a Vargas Llosa en las calidas y caras arenas de la playa asia, recordando ...y cuando se jodio el peru

xin xu dijo...

eso fue lo unico q lei d la metamorfosis, luego paso mi hija a pintar a THOMAS Y SUS AMIGOS en las paginas donde se habia impreso la wada, ah y elcaminante me perdio un par d hojas en el BAÑO

Kike dijo...

¡Jo!, estaba a punto de decir: "¡Hey, te falta Asturias!", cuando vi que lo tenías. ¡Buena ahí!

Y uno que no necesariamente es una intro, pero sí está al comiencito (es un epígrafe, en realidad o, como lo llamó su autor, una "Noticia preliminar") es etequetacá, cómo olvidarlo:

"Las primeras investigaciones revelaron que el antiguo Mirador que servía de dormitorio a Alejandra fue cerrado con llave desde dentro por la propia Alejandra. Luego (aunque, lógicamente, no se pueda precisar el lapso transcurrido) mató a su padre de cuatro balazos con una pistola calibre 32. Finalmente, echó nafta y prendió fuego.

Esta tragedia, que sacudió a Buenos Aires por el relieve de esa vieja familia argentina, pudo parecer al comienzo la consecuencia de un repentino ataque de locura. Pero ahora un nuevo elemento de juicio ha alterado ese primitivo esquema. Un extraño "Informe sobre ciegos", que Fernando Vidal terminó de escribir la noche misma de su muerte, fue descubierto en el departamento que, con nombre supuesto, ocupaba en Villa Devoto. Es, de acuerdo con nuestras referencias, el manuscrito de un paranoico. Pero no obstante se dice que de él es posible inferir ciertas interpretaciones que echan luz sobre el crimen y hacen ceder la hipótesis del acto de locura ante una hipótesis más tenebrosa. Si esa inferencia es correcta, también se explicaría por qué Alejandra no se suicidó con una de las dos balas que restaban en la pistola, optando por quemarse viva".

Ernesto Sabato [Sábato]. Sobre héroes y tumbas. Ed. definitiva. 5.a reimpr. argentina. Buenos Aires: Espasa Calpe Argentina-Seix Barral, p. 7.

pierre dijo...

ta mare que buena selección regina
oye
tienes alta fidelidad en libro?
me la puedes prestar?

Meryone dijo...

Sobre héroes y tumbas es mi libro favorito...