lunes, 5 de febrero de 2007

maldito febrero / malditos niños / maldita lima

¿Por qué?

Porque iba en la combi y pasaba por Pueblo Libre, y mi carro se metió a una de esas calles llenas de quintas antiguas.

Y los vi.

Sentí miedo.

Cualquier otro día no sentiría miedo, no, pero recuérdese que estamos en pleno febrero.

Estamos en febrero y estamos en Lima.

Un niño que te mira con cara pícara y tiene las manos detrás de la espalda da miedo.

¿Por qué Lima nos hace esto ah?

Un niño no debería darnos miedo.

Pero en febrero los niños y niñas mirándome desde las puertas de sus casas con cara pícara cuando yo paso en mi combi me dan miedo.

Y no debería ser así, pucha, mocosos de mierda, deberían estar dentro de sus casas viendo programas cojudos de Barney o los Padrinos Mágicos, o malgastando la vida en el play station ojugando a las chapadas o al mundo o a alguna otra tontería que es tan rica cuando tienes seis años y dices "¡ampay me salvo!".

Y no estar con globos llenos de agua en la mano dispuestos a molestar al prójimo, no...

Pero no me molesta porque me echen agua a mí, o a la viejita que se sienta a mi lado o al señor calvo con su diario de calatas. No.

Me molesta porque son niños...

¡Carajo, niños!

Y ya molestan al prójimo, ya se hacen odiosos. No, pues, eso cuando sean grandes, cuando se hagan políticos, abogados, futbolistas, presentadores de reality shows, delincuentes (no son sinónimos, pero en el fondo, sí lo son).

Pero ahora...

Límitense a cumplir su función de niños, jodan a sus papás y déjenme en paz.


¿Qué clase de ciudad hace que un niño se vea amenazante?

Ya hay muchas cosas malas en Lima, pero esta no la soporto.

15 comentarios:

Jen Frulita dijo...

jajjaja a mi tampoco me gustan los niños con globos... o.o
no me gustan mucho los niños la verdad

petite amie dijo...

jajaja esta tia Regina!

pucha yo tambien odio a los chibolos en carnaval !

me llega que esten en las calles mojando y fregando a la gente

Odio los carnavales!

pdta: La gente que vio mi post de el karaoke piensa que debes de postular para LATIN AMERICAN IDOL XD

F dijo...

me encanta la ironia con la que describes problemas tan web.. que diga trascendentes, jajaja, yo creo que si vas al medio oriente y un niño te recibe con una granda en la boca seria algo mucho mas trivial..........

capitan dijo...

carnaval tiene la culpa !!!!!

gargamel dijo...

odio a los pitufos

Alexis Gallagher dijo...

give me love( give me peace on earth)

petite amie dijo...

Reginitaaaa!


Postula para American Idol darling!


jaja

salu2

chika migraña dijo...

ella gana


MAS FIGURETTI

Edward dijo...

Buen punto Regiona, justo hoy conversaba con mis primas (q son 3) dispuestas a salir a pasear x ser domingo, entre mi pensé, pobrecitas... es domingo en pleno febrero, las van a amojar. Dicho y hecho regresaron a los 30 minutos pues las mojaron con roche. En febrero las chicas no tienen derecho a pasear públicamente los domingos, las calles son tomadas, y para colmo las paletean con la excusa del globo.
Se me ocurren soluciones pero son tomadas de los Happy three friends... no vendría al caso comentar
edu

Flucito dijo...

Oe, pero es más maleado cuando vas por la calle y algunos agrandados y otros achibolados no sólo tienen agua... CUIDATE, sino, soba no más.

Inadecuada dijo...

son como los niños del maiz

Inadecuada dijo...

bleh, en verdad no lei todo el post, sólo lei algo de niños amenazantes, carnavales, asi que espero que eso de "son los niños del maiz" no haya sonado demasiado roca.

brrr

Yola dijo...

realmente es una joda salir en febrero, pero agradece que vas en combi y no a pie, sino estarías escribiendo del matacholazo que te cayó y encima te rompió la cabeza :)

Carlos A Quiroz dijo...

Los glaciales de los Andes desapareceran en el 2015. Lima y las demas ciudades de la costa no tendran agua ni para jugar carnavales. Ver: http://peruanista.blogspot.com/2007/02/alerta-peru-se-vienen-crisis-de-agua.html

El Rojo dijo...

Bueno, desde que hace 2 años casi me moja no un niño sino el imbécil de su padre que iba al volante (???), opté salir a caminar con una buena piedra en cada mano.