viernes, 30 de marzo de 2007

Bryce y el síndrome de la Vaca Sagrada

Pucha, como llega una a desengañarse.

De los futbolistas que le disparan a la gente inocente y salen libres de polvo y paja no me extraña (en el Perú el fútbol siempre es lumpen).

De los políticos, menos...

Pero que Bryce haga esto y, no sólo salga bien librado (con disculpas ridículas y comentarios aún más ridículos de sus empleadores - el diario El Comercio-, poquito más y lo mandaban de castigo a sentarse en el rincón), sino que sea defendido por el círculo de argolleros que mantienen la decadencia de la letras peruanas cada día más, ya es el colmo.

Y me quejo no porque sea Bryce, porque no tengo nada contra él, y me faltan leer algunos de sus libros, pero no por ello dejaré de leerlos; sino porque me molesta la existencia de, como muchos lo han llamado, "el síndrome de la vaca sagrada": medio mundo se tapa los ojos y niegan una verdad más grande que una casa sólo porque es querido, porque es simpático, porque tiene carisma. Me quejo porque ni siquiera el ámbito de las letras peruanas tiene ética, y es de ahí donde salen todos esos columnistas que señalan los males del Perú con nombre y apellido y que se quejan de que no hay nada nuevo en literatura y blablablá (bueno, si siguen franeleando a un escritor tan mediocre como Fernando Ampuero, qué esperaban).

A Bryce lo embriagó la fama, yo no pongo las manos al fuego por nadie, y menos de alguien que tiene tanta credibilidad, porque precisamente se aprovechan de tamaña credibilidad. Recuerdo un cuento de Isaac Asimov, "Reflejo Simétrico", en el que dos sabios, uno viejo, famoso y veterano y uno joven y novato, se peleaban la autoría de una idea revolucionaria; el detective a cargo del caso descubre que el plagiario es el famoso, quien se quiso aprovechar de su fama y creidibilidad porque sabia que nadie le creería al joven novato. Asi ocurre y seguira ocurriendo y las disculpas de Bryce son risibles (pero mas risibles es la defensa de Bryce que hace Mirko Lauer y eso de que "se mimetizó con el texto ajeno"), eso de echarle la culpa a la secre... plop. ¿Es el alcoholismo? Ya sabemos que los adictos pierden el sentido de la realidad y tienden a mentir compulsivamente para mantener el trabajo o no defraudar a la familia.

Por cierto, Bryce tiene fama de mitómano, alguna vez hace años dijo que unos esbirros del régimen de Fujimori lo habían golpeado cuando regresó a Perú pero nunca dio mayor información detallada al respecto o se atrevió a poner una denuncia formal. Bryce seguira siendo un buen escritor y eso no se lo quita nadie, pero es humano, Yo misma defenderé su prosa dondequiera, pero sinceramente, dudo de su palabra.

Las dolorosas pruebas de que Bryce SÍ ESTA PLAGIANDO:

http://uterodemarita.com/2007/03/20/alfredo-bryce-inc/

2 comentarios:

Alexis G dijo...

PISASTE EL PALITO

Caperusita-Dark dijo...

Pucha que pena por Bryce. Si habia escuchado que era mitomano, pero me da mucha pena que haya terminado haciendo esto y peor aun "hechandole la culpa a la secretaria!"; realmente yo creo que el viejo ya sta cenil.